una escort y una prostituta
Aunque gracias a las nuevas tecnologías tenemos al alcance de la mano una gran cantidad de información, a veces esta suele resultar confusa cuando queremos encontrar la diferencia entre una escort y una prostituta.

Con el fin de aclararte algunas dudas hemos recogido datos de distintas páginas dedicadas a ofrecer servicios de sexo y de diferentes fuentes autorizadas. A partir de ello vamos a contarte cuáles son las principales diferencias a tener en cuenta a la hora de determinar si una trabajadora sexual es una escort, una prostituta o una interesante combinación de ambas.

Nos encantaría que, en la medida que te sea posible, al finalizar la lectura del artículo nos contaras tus experiencias para añadir más valor al conocimiento que hoy vamos a brindarte.

¿Nos acompañas?

 

Escorts y prostitutas en Internet

Si dedicas una parte de tu tiempo a realizar búsquedas con la palabra escort en Internet, te encontrarás con páginas de todo tipo y entre ellas podrás recorrer las de tipo sex anuncios en Madrid con ofertas exclusivas. En la página mencionada serás capaz de comprobar al primer vistazo la diferencia existente entre lo que ofrecían las chicas de compañía de antaño y lo que ofrecen en la actualidad.

En estos sitios especializados podremos saber, gracias a los avances de la tecnología, cuáles son las chicas más cercanas a nuestra ubicación. Incluso, existen foros especializados en los que puedes encontrar las valoraciones de cada trabajadora sexual basadas en las opiniones de sus clientes; los satisfechos y los que no lo están tanto.

Dicho esto, entremos en materia para comprender mejor ambos conceptos.

 

Diferencias principales entre una ‘escort‘ y una prostituta

Para poder reconocer claramente cuáles son las principales diferencias entre una escort y una prostituta iremos por partes, como decía el amigo Jack, y comenzaremos por definir ambos términos.

 

¿Qué es una escort o chica de compañía?

En la actualidad la mayoría de las mujeres acompañantes ofrecen servicios sexuales. Sin embargo esta profesión nació décadas atrás con el fin brindar servicios de acompañantes a hombres sin pareja.

De esta forma, estos empresarios adinerados pagaban a mujeres esculturales y de gran educación para que fingieran ser sus parejas en eventos de todo tipo, por ejemplo reuniones empresariales o cenas con amigos. ¿El motivo? Poder alardear frente a sus relaciones laborales o personales sobre lo guapa que era su mujer. Es decir, claramente las utilizaban como un trofeo.

 

¿Qué es una prostituta?

Las prostitutas son trabajadoras que ofrecen servicios sexuales a cambio de dinero.

En la actualidad, el significado de esta profesión ha cambiado considerablemente y se entrelaza directamente con el de una escort.

A estas alturas ya habrás podido darte cuenta que las escorts de nuestros días son verdaderas prostitutas de lujo que ofrecen sexo fugaz, durante una cantidad de tiempo determinada a cambio de una compensación monetaria.

Se trata del viejo concepto de prostitución, pero ofrecido de forma segura a través de la prodigalidad de la Red de Redes.

En definitiva, tanto escorts como prostitutas nacieron para ser oficios diferentes, pero los tiempos que corren y gracias a los avances tecnológicos ambas profesiones han terminado por parecerse tanto que solo leyendo cuidadosamente las ofertas que hacen las chicas en sus anuncios, podremos estar seguros de qué nos vamos a encontrar al contratar sus preciados servicios.

Y tú, ¿has contratado alguna vez los servicios de una escort? ¿Cuál fue tu experiencia?