Poliamor: ¿qué es? ¿es para ti?
La primera vez que escuchaste hablar de poliamor, ¿te quedaste mudo de asombro? Tenemos una buena noticia para ti: eso mismo nos pasó a todos, puesto que se trata de una nueva forma de concebir el amor de pareja.

La creciente información sobre el poliamor que encontramos en la actualidad, hace que haya aumentado el número de personas que se plantean la monogamia como algo pasado de moda y sientan deseos de incursionar en este novedoso mundo. El poliamor brinda una alternativa más abierta y completamente diferente a una relación de pareja.

En otras palabras, el poliamor nos permite abrir nuestros horizontes afectivos a más de una persona sin que las demás se molesten por ello.

Hoy te contaremos en qué consiste esta práctica tan controvertida y qué es lo que necesitas para llevarla a tu vida de forma exitosa.

¿Pero qué es realmente el poliamor?

Para definir el poliamor tal vez sea interesante primero decir lo que NO es.

  • No es infidelidad.
  • Tampoco es una práctica destinada a tener orgías o sexo desenfrenado.
  • No se trata de una relación con cánones estructurados que la limiten.

Quienes practican el poliamor se enamoran y mantienen una relación con más de una persona al mismo tiempo, de forma consensuada y sin sufrir las limitaciones típicas de una relación tradicional.

Hay tantas maneras de llevar a cabo el poliamor como personas que lo practican.

El término original es polyamory, proviene del latín y significa, precisamente: “muchos amores”. Como su nombre lo indica, se trata de amor no de sexo. Quienes practican el poliamor o la poliamoría, son llamados habitualmente poliamorosos o simplemente poli.

 

El amor romántico tradicional vs. el poliamor

Desde niños nos han inculcado que el amor debe ser uno a uno y si es posible, para toda la vida. Nos han contado que está mal eso de enamorarse de dos o más personas al mismo tiempo. Incluso nos han dicho que esto es imposible.

Ahora, que ya no somos unos niños, ¿no crees que llega la hora de replantearnos si realmente es esta la única forma que existe de amar y de ser amado?

El tabú que encierra la práctica del poliamor no evita que cada vez sea mayor el número de personas que se sienten atraídas por ella. Una de las causas de su existencia se encuentra en la insatisfacción o en la inconformidad con las propias necesidades afectivas.

El poliamor no conoce de identidades sexuales ni de estado civil. No existe nada malo en sentir curiosidad por esta forma de vida ni, por supuesto, en experimentarla. 

 

¿Cómo iniciar una relación poliamorosa?

El primer paso, por supuesto, es hablar de forma sincera con las personas con las que pretendes iniciar una relación de poliamor. En este tipo de relación no deben existir secretos y el planteamiento de los límites debe estar claro desde el minuto cero.

Los límites y sacrificios que impone dicha relación son principalmente emocionales. Es muy importante dejar de lado todas las ideas preconcebidas culturalmente, algo que no es sencillo para la mayoría de las personas, pero que tampoco es imposible. 

El poliamor se practica amando a varias personas al mismo tiempo y siendo amado por ellas. No tiene nada que ver con llevar una vida promiscua y libre de emociones. Es un hecho el que aquellas personas que tienen un escaso o nulo interés sexual se identifiquen con el poliamor ya que el sexo no es imprescindible. 

El poliamor es una forma de amar genuina, libre de lazos egoístas y de inseguridades.

El poliamor y la honestidad

¿Es lo mismo el poliamor que tener una relación abierta?

La respuesta corta es: no, no tiene nada que ver una cosa con la otra

¡Ahora vayamos a la respuesta larga!

Una relación abierta o el intercambio de parejas no tiene nada que ver con el poliamor. En este los vínculos afectivos toman protagonismo, así como el compromiso, el cariño y el interés por las otras personas.

Características de una relación abierta:

  • Se tienen encuentros sexuales ocasionales con otras personas sin necesidad de involucrar sentimientos.
  • La prioridad es la obtención de placer.
  • Las orgías no requieren lazos afectivos.
  • La honestidad y el compromiso con terceros no ocupan ningún lugar.
  • Los límites pueden establecerse sobre la marcha donde cada integrante de la relación abierta puede decir “no” en un momento dado porque no se involucra a terceros.
  • La madurez emocional juega un papel importante.
  • La comunicación juega un papel fundamental.

Características del poliamor:

  • Requiere de un fuerte vínculo emocional entre todos los miembros.
  • No es necesario que todos los integrantes estén enamorados entre ellos, pero sí es necesario que mantengan una relación cordial.
  • Los tríos o las orgías solo son posibles si todos los miembros de la relación tienen vínculos afectivos entre ellos.
  • Son fundamentales la confianza, la honestidad y el compromiso para que la relación sea estable y sana.
  • El contacto sexual no es imperativo.
  • En algunas relaciones poliamorosas se establece un acuerdo de jerarquía en el que hay una relación principal que requiere mayor atención y las demás se llevan en segundo plano.
  • Es importante que los límites se establezcan de antemano para que no existan roces que acaben con la relación. Estos límites han de ser flexibles, no se trata de terminar estableciendo una típica relación monogámica.
  • Es una relación pensada en el largo plazo.
  • Es fundamental que los miembros del grupo tengan una gran madurez emocional.

Hay que tener presente que no todo es color de rosa en el poliamor. Es absolutamente natural que con el paso del tiempo se produzcan discusiones por malos entendidos. Para ello, la comunicación es la base fundamental de la relación. Todos los miembros han de poner de sí para resolver las dificultades que van surgiendo de la mejor manera posible.

 

Problemas del poliamor

 

¿Cuándo el poliamor no es para ti?

Pese a todo lo dicho, también es cierto que hay personas que están en contra del poliamor. Lo consideran como una práctica inventada por quienes desean disfrutar del mayor placer posible con un compromiso limitado.

A continuación describimos cuáles son las características que te pueden impedir vivir y comprender el poliamor en toda su magnitud.

Celos y posesividad

Si eres una persona celosa o posesiva, el poliamor te resultará insoportable. Aunque es normal que el sentido de pertenencia que se desarrolla naturalmente con las personas que se quieren pueda poner algunos obstáculos, no debe tratarse de algo que no se pueda controlar.

Inseguridades y miedos

Las personas inseguras o temerosas tienen que trabajar intensamente para encontrar un espacio en el poliamor. Es importante reconocer que los demás tienen sus propias necesidades y que nadie es dueño de nadie. La idea de que solo se pueden tener deseos sexuales por una sola persona debe desaparecer.

Y para finalizar

Si bien es cierto que el poliamor no es para cualquier persona, si estás dispuesto a trabajar desde la base del respeto, la comprensión y la honestidad, con tiempo y paciencia es perfectamente posible que puedas crear un vínculo afectivo de pareja con más de una persona al mismo tiempo.

El poliamor es una forma de vida, un modo diferente de amar y de ser amado que va más allá del mero interés sexual. No importa tu identidad sexual, el poliamor es una relación basada en el respeto y la comprensión mutua.

Aunque ahora mismo no te veas capaz, si estás empezando a sentir la necesidad de vivir de esa forma, ¡inténtalo! Todo el mundo tiene derecho a vivir así, cambiando poco a poco su visión estructurada de la pareja y el amor.

 

¿Crees que ha llegado tu momento de vivir el amor de una forma diferente? Tal vez entonces sea tiempo de que pruebes esta nueva filosofía de vida llamada poliamor. ¡Déjanos tus comentarios sobre qué piensa al respecto!